Nosotros, las personas aquí reunidas en la Cumbre Global de Acción Climática, y las comunidades de todo el mundo que piden una acción climática, nos comprometemos a un futuro seguro para todos.

La crisis climática requiere una acción urgente. Hemos visto el impacto humano en la salud, las enfermedades, el hambre, los conflictos, las crisis de refugiados y los medios de subsistencia. Hemos visto a miles de personas morir cada año por el empeoramiento de tormentas e inundaciones, olas de calor, sequías e incendios forestales. Estos impactos afectan desproporcionadamente a los más pobres, desfavorecidos y vulnerables.

Ahora es el momento en que todos los líderes den un paso adelante y tomen medidas drásticas. El cambio climático es una amenaza para toda la humanidad, y solo puede resolverse mediante un esfuerzo cooperativo global. Solo actuando juntos podremos transformar nuestras comunidades y nuestros sistemas de energía, crearemos oportunidades de empleo y prosperidad económica, protegeremos nuestros océanos y sistemas naturales y completaremos la transición hacia un mundo sin emisiones de carbono.

En virtud del Acuerdo de París, la comunidad mundial ha aceptado enfrentarse a la crisis climática limitando el aumento de la temperatura global muy por debajo de los 2 grados centígrados, y esforzándose para no superar los 1.5 grados.

Poder brindar este futuro requiere una acción colaborativa y transformadora en todos los niveles y sectores de la sociedad. Por eso, y en reconocimiento a este imperativo, la Cumbre Global de Acción Climática ha supuesto más de 500 compromisos de liderazgo climático, entre los que se incluyen:

  • Más de 100 alcaldes, líderes estatales y regionales, y directores generales de empresas se han comprometido a pasar a ser neutros, en cuanto a emisiones de CO2, para el 2050 a más tardar, y en línea con el objetivo del Acuerdo de París de no superar los 1,5 grados centígrados;

  • 488 empresas establecerán objetivos con base científica para garantizar su participación en la solución climática;
  • Más de 60 directores generales, líderes estatales y regionales y alcaldes se comprometen a poner el transporte en un camino irreversible hacia la descarbonización, con el 100 % de las flotas de vehículos de cero emisiones para 2030;
  • 38 ciudades, grandes empresas, gobiernos estatales y regionales se han comprometido con la creación de edificios con cero emisiones de carbono, reduciendo las emisiones equivalentes a más de 50 centrales eléctricas que operan con carbón;
  • Más de 100 grupos indígenas, gobiernos estatales y locales, y empresas formaron una alianza centrada en bosques, alimentación y tierras para ofrecer el 30 % de las soluciones climáticas necesarias para 2030;
  • Cerca de 400 inversionistas, con 32 billones USD bajo su gestión, trabajarán para asegurar una transformación de la economía global con bajas emisiones de carbono, con la urgencia requerida para enfrentar este desafío.

Dedicamos nuestras acciones, compromisos y determinación a brindarles a los líderes nacionales la confianza y seguridad necesarias para aumentar su ambición y acelerar la acción climática para 2020, para la seguridad de nuestro planeta, ahora, y para las generaciones venideras. Hacemos un llamamiento a los gobiernos nacionales del mundo a:

MULTIPLICAR LA AMBICIÓN AHORA: Comprometerse a una mayor ambición climática, incluso en forma de políticas nacionales sólidas, y contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés) actualizadas y mejoradas para 2020, de acuerdo con lo que la ciencia nos diga que es necesario para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París;

TRAZAR UN CAMINO CLARO PARA UN FUTURO CON CERO EMISIONES DE CARBONO: Desarrollar planes de cero emisiones a mediados de siglo para informar a los NDC futuros, guiar la transformación económica y tecnológica a largo plazo que asegure empleos decentes, y aumentar la resiliencia de la comunidad;

POTENCIAR LA ACCIÓN CLIMÁTICA ASCENDENTE: Apoyar y acelerar la acción climática a nivel local y regional, con legislación, regulación, financiamiento y políticas que incentiven el desarrollo sin emisiones de carbono, y mediante una planificación inclusiva y transparente, diálogos y consultas que empoderen a empresas, ciudades, estados, inversores, sociedad civil, e individuos.

Todo el mundo tiene que hacer más. Aprovechando esta ola positiva de acción climática, existen hitos fundamentales para aumentar la ambición para 2020, incluidos el Diálogo de Talanoa en la COP 24, y la Cumbre para el Clima convocada por el Secretario General de la ONU para 2019. Trabajando juntos podemos hacer más para transformar nuestra política, nuestro pensamiento, nuestros valores y nuestra forma de vida. Depende de todos nosotros hacer retroceder la fuerza de la carbonización. Juntos creceremos y nos encontraremos en una nueva agenda climáticamente segura para el mundo.

X
X